El mundo manga y su peregrinar

Ya no es algo desconocido hablar del manga en las universidades, incluso si perteneces a un foro educativo como eae opiniones. Uno de sus representantes Daisuke Imai es originario de la ciudad de Kioto, pero una vez que concluyó sus estudios universitarios decidió marcharse a Tokio. En la actualidad es un artista que ha reconocido que de manera constante le preguntaban por ese lugar en donde fue criado, y que era la antigua capital de Japón, es entonces cuando se daba cuenta que de ella no conocía nada.

Una vez que llegó a su madurez se encontró decidido a cambiar tal situación para redescubrir a Kioto incorporándolo a sus mangas. De esta manera, en la original ‘Historias de Kioto’ (ECC Ediciones) llevó a uno de los protagonistas a un club de senderismo, mientras que a otro lo incorporó en el mundo de la fotografía y de esta manera contar con una excusa para enseñar dentro de sus páginas la belleza de la gran cantidad de rincones con los que cuenta la zona.

Pero esta se trata de una idea que se ha hecho bastante habitual, es decir, recurrir a escenarios que son reales para hacer de su ficción algo bastante habitual en los cómics locales. Esta se trata de una novedad que de forma indirecta le ha venido generando un beneficio algo inesperado al país, pues con la llegada de los conocidos otakus, estos van en busca de los escenarios que han servido de inspiración para los mangas y dibujos animados japoneses (anime).

¿De qué trata la palabra Otaku?

Esta es una palabra japonesa pero que en los últimos tiempos se ha convertido en universal. «Otaku se refiere a ese aficionado al manga y al anime (animación japonesa)», de acuerdo a la explicación de Hajime Kishi, quien es mánager de la Organización Nacional de Turismo de Japón en Madrid

«A veces se camufla entre el turista habitual, no es tan masivo, pero el desembarco del turista otaku está siendo progresivo», señala José Andrés Santiago, quien es el autor de ‘Japón para otakus’ (Ed. Diábolo). «Cuando yo estaba por allí en 2006 me preguntaban cómo estábamos interesados los españoles en esas cosas y diez años después se ha normalizado mucho. Hablar hace 10 años como algo de interés era impensable y ahora el propio gobierno japonés sabe que es un punto de interés del país. La propia concepción de la gente ha cambiado. De 10 millones de visitantes han pasado a 20 y muchos tienen referencias de Japón por el manga y el anime», acota Santiago, quien además realizo trabajos durante años en la universidad de Kioto.

Un amplio abanico

Los innumerables turistas tienen la posibilidad de encontrarse con singulares opciones, es por ello que los otakus pueden viajar en el tren oficial de ‘Hello Kitty’ o en el de ‘Evangelion’, además de visitar el museo que ha sido dedicado a Osamu Tezuka (Prefectura de Hyogo) y ojear obras en el Museo del Manga de Japón (Kioto). No obstante, la capital ha continuado siendo el mayor foco de atención. «Tokio como megalópolis es fascinante y como aparece en muchísimas películas es un destino que el turista otaku siempre va a buscar.

Deja un comentario