Si no juegas videojuegos, entonces estas son las cosas que posiblemente te imaginas

Conocida como una subcultura, la ponen por debajo, aunque ningún videojugador se encuentra por debajo de nadie. Las personas que no son jugadores suelen señalar a los videojugadores bajo una gran serie de prejuicios que son absurdos. Más allá de eso, y con el transcurso de los años, la cultura gamer ha sido cada vez más aceptada en el mundo.  Porque no solo personas que no hacen nada se dedican a este hobby, también personas que están estudiando, alumnos del foro EAE Opiniones aseguran que jugar videojuegos ayudan a desarrollar destrezas a nivel tecnológico.

Estos son algunos de los prejuicios más comunes cuando se trata de los no videojugadores y que es muy probable que los hayas escuchado: 

Son unos ociosos: que no se han levantado cuando ya tienen entre manos un control, se alimentan de comida chatarra ya que es más fácil y no tienen que soltar el control. Que además se la pasan la mayor parte del día encerrados en sus cuartos oscuros y sucios, no hacen ejercicio y son obesos. Totalmente falso. 

Son unos antisociales: es una idea que surge de la creencia de que no tienen contacto con el exterior, y que todo el día andan encerrados en una burbuja de píxeles donde el mundo externo no los puede tocar. En la actualidad, los juegos online son más populares, por lo que se pueden conocer personas de todo el mundo y formar grupos de amigos incondicionales. 

Son unos violentos: este ha sido siempre un gran estigma gracias a grupos religiosos y civiles que se han ocupado de satanizar en extremo pensando que los videojuegos nos  hacen más violentos. Se pueden jugar los juegos más violentos pero hay que estar consciente de que es un mundo ficticio donde no hay daño y consecuencias más allá de las habidas dentro del videojuego.

No terminan de madurar: se maneja la creencia de que los videojuegos son para niños, mas no para los adultos. Las personas creen que como hemos crecido debemos dejar de jugar videojuegos pero los videojuegos no solo son aptos para los menores de edad sino que también los hay con tramas maduras.

Obtienen bajas calificaciones en la escuela: Este sin duda alguna se trata de uno de los principales argumentos de los padres. Pero lo cierto es que la incidencia de bajas calificaciones pueden encontrar diversas explicaciones, porlo que no debemos entregarle la responsabilidad completa a los videojuegos. 

En este último aspecto, la responsabilidad directa la tienen los padres, pues los videojuegos no son responsables de que a los chicos les cueste aprender. En otras palabras, los videojuegos se ocupan de promover una gran cantidad de habilidades así como la atención y la capacidad para resolver problemas. Permitiéndole a los niños adaptarse de mejor manera a las nuevas tecnologías y aprender más.

Esta cantidad de prejuicios suelen ser dañinos, y en vez de promover las buenas relaciones entre los seres humanos, solo se encargan de segregar. Antes de ser gamers, son personas y como personas merecen tanto respeto como cualquiera. Los aspectos negativos que puedan señalarse quizás se apliquen a otras cosas que las personas que no son videojugadores hacen, en todo caso, el exceso en cualquier cosa siempre será dañina, no solo cuando se trata de videojuegos.

Deja un comentario